jueves, 23 de agosto de 2012

VIOLACION LEGITIMA, LEGITIMADA, Y OTROS DELITOS CONTRA LAS MUJERES


“… don Francisco Almenara introdujo en la vagina de doña Catalina un diente de ajo, debidamente pelado, antes de meterla en cama:
—Mañana no se levante hasta que yo llegue. Debo ser el primero en olerla — advirtió.
Don Bernardo se despertó con el alba. Intuía vagamente que algo grave relativo a su masculinidad estaba en entredicho. Divagó por la casa durante horas y cuando, sobre las nueve de la mañana, oyó a la puerta los cascos de la mula del doctor levantó el visillo de la ventana con inquietud manifiesta.
El criado del doctor, que traía a la caballería del ronzal, ayudó a apearse a su dueño y ató aquélla a la armella de la columna. Todo lo que vino a continuación resultó para don Bernardo desconcertante y confuso. Don Francisco ordenó levantarse a doña Catalina y, tal como estaba, en salto de cama, la condujo de la mano hasta la jofaina y, una vez allí, requirió amablemente su aliento.
— ¿Cómo? — A doña Catalina se la veía sensiblemente turbada.
— El aliento, señora, écheme vuesa merced su aliento — insistió el doctor inclinando el busto sobre el rostro de la paciente. Ésta, finalmente, obedeció.
— Otra vez, si no le importa.
La esposa de don Bernardo Salcedo alentó ante la nariz de don Francisco quien frunció sombríamente el ceño.
Acto seguido, en una actitud de gravedad extrema, el doctor Almenara se encerró con don Bernardo en el despacho de éste, se sentó en el escritorio y miró al señor Salcedo con inusitada frialdad:
— Lamento tener que decirle que las vías de su esposa están abiertas — dijo simplemente.
— ¿Qué quiere decir, doctor?
— La esposa de vuesa merced está apta para la concepción.
La sangre le bajó de golpe a los talones a don Bernardo:
— ¿Quiere sugerir...? — apuntó, pero fue incapaz de proseguir.
— No insinúo nada, señor Salcedo, afirmo rotundamente que el aliento de su esposa huele a ajo. ¿Qué quiere decir esto? Muy sencillo, las vías de recepción de su cuerpo están abiertas, no opiladas. La concepción sería normal tras una fecundación oportuna”. "El Hereje" Miguel Delibes.


Si un ginecólogo en el año 2012 usará esta técnica para diagnosticar si una mujer es o no fértil podría ser denunciado al Colegio de Médicos y este al menos investigaría en que Universidad obtuvo el Título o su grado de capacitación para ejercer la medicina. Sin embargo ni a los políticos, religiosos o líderes de opinión nadie les hace este examen y aunque la opinión pública les juzgará el revuelo acabará pronto y pueden seguir actuando como si nada, tienen vía libre para decir todas las sandeces que deseen.

Como al Congresista republicano por Misuri perteneciente al Tea Party y candidato a Senador, Todd Akin, que en una entrevista expuso la causa por la que se oponía al aborto de las mujeres violadas diciendo: “por lo que me han dicho algunos médicos, si se trata de una violación legítima, el cuerpo de la mujer tiene mecanismos para cerrar del todo esa cosa que tiene ahí abajo” (“If it’s a legitimate rape, the female body has ways to try to shut that whole thing down”), si la afirmación fuera en época normal pues hubiera sido un rebuzno más del Tea Party pero ha coincidido en campaña electoral y la polémica hizo intervenir incluso al Presidente Obama, no a Abraham Lincoln ni a George Washington; porque estos nuevos mesías de Estados Unidos parece que han viajado en una máquina del tiempo desde el Siglo XIX. Es curiosa la expresión “lo de allá abajo”, como si decir vagina fuese algo sucio, pero más curioso es el concepto de “violación legítima” (legitime rape), ¿existe alguna violación legítima?, este congresista ya patrocinó un proyecto de ley para cambiar los Fondos Federales sobre el aborto y que solo se aplicaran  a casos de “violaciones forzosas”, o sea, no fue una calentura momentánea lo que le hizo decir eso, es pura ideología. Para estos señores las mujeres violadas se dividen en dos, las que son forzadas y un mecanismo divino les cierra la vagina y las que consienten, o sea, las que van pidiendo guerra y por eso se quedan embarazadas, más o menos como en una pintada que leí en el metro en los 80, “si la violación es inevitable, relájate y goza”, pintada posiblemente realizada por uno de estos energúmenos cuando eran jóvenes, este tipo de comportamientos no son curables.

Curiosa la traducción de BBC mundo de la frase "If it’s a legitimate rape, the female body has ways to try to shut that whole thing down", en fín al

Pero que se puede esperar de un País donde el concepto jurídico de violación se ha acabado de completar este año: "La penetración, por leve que sea, de la vagina o el ano con cualquier parte del cuerpo u objeto o penetración oral por un órgano sexual de otra persona, sin el consentimiento de la víctima.", pues yo creía tener claro que eso era una violación, lo que no lo tenían tan claro eran los legisladores yanquis que la han definido por completo en enero de 2012; parece ser que antes la penetración anal, o la oral, o la penetración a un varón por la fuerza no era violación, sino otra categoría como abusos o algo así. No me extraña que las felaciones que le hacía Mónica Lewinsky a Bill Clinton no se consideraron sexo, era simples “blow jobs”.


Aunque no debemos rasgarnos las vestiduras con las ideologías políticas y sociales de nuestro Gran Líder de Occidente, que no quiero que alguno me llame anti yanqui o amigo del gulag, en  España también corren vientos parecidos, hace unos días el Arzobispo de Granada, Don Javier Martínez, dijo en una homilía que la reforma de la Ley del Aborto de Zapatero era como el régimen de Hitler, “los crímenes nazis no eran tan repugnantes” cuestión que aunque nos parezca una salvajada hay que respetárla porque es su ideología nos guste o no, pero cuando añadió “Matar a un niño indefenso, y que lo haga su propia madre, da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer, porque la tragedia se la traga ella” no puedo dejar de observar que ningún fiscal, tan atentos a otras temas de menor enjundia, haya abierto diligencias contra este Señor, que no deja de ser un ciudadano cualquiera, pero imbuido de una autoridad moral que le da ser representante del Papa de Roma en Granada, por apología del delito más grave que se puede cometer contra la libertad de la mujer. No cabe duda que el Arzobispo Martínez es digno de ser desposeído de su dignidad y llevado a un sanatorio psiquiátrico  para estudiar el engranaje mental que les hace decir esas frases tan ofensivas contra las mujeres. Como no hay suficiente violencia contra la mujer va el Señor Arzobispo y desde el púlpito da “licencia absoluta” para ir cometiendo delitos de violación contra las mujeres que aborten y “sin límite”.

La situación de la mujer en el mundo es terrible, si estos comentarios de un Ministro de Dios nos escandaliza, como podemos calificar el caso de la periodista mejicana Lidia Cacho, periodista, escritora y activista de los derechos humanos de las mujeres en Méjico, fundadora del  Centro Integral de Atención a las Mujeres dirigido a la atención a mujeres, niños y niñas, víctimas de violencia familiar y sexual. Lidia Cacho en su libro “Los Demonios del Edén” denunciaba a la Mafia de pederastia en México en el que implicaba a personajes públicos y denunciaba la explotación comercial del sexo, la pornografía infantil, redes de pederastia con la complicidad de las autoridades políticas e implicando a diversos Gobernadores con nombre y apellidos. Fue secuestrada ilegalmente por la policía, ha recibido amenazas de muerte, y ante estas amenazas ha tenido que salir de México. En una entrevista a el País publicada este fin de semana se puede leer: “Porque recurrir a las autoridades mexicanas en búsqueda de protección y de justicia no es una opción, denuncia Lydia. “La última recomendación que yo tuve de Marisela Morales, procuradora general de la República, ante la amenaza pasada, fue: ‘Sería mejor que te salieras unos meses del país. En este momento la mejor recomendación que nos pueden hacer a los periodistas es que nos salgamos del país, ellos no tienen ni la voluntad ni los recursos para investigar. Es un fracaso absoluto”. Un fracaso absoluto como estado, como sociedad y como forma de hacer política.

Otra noticia que me impacto en estos últimos días fue causada por la mezcla del integrismo islámico de los talibanes y las costumbres ancestrales de los Pastum, es el caso de Lal Bibi una joven Afgana de 18 años secuestrada por unos policías y entregada al violador, que la tuvo atada durante cinco días, violándola brutalmente para lavar la afrenta que un primo de la chica le había infringido ¿?, si ya la violación es terrible, lo peor es, que según la costumbre, la mujer que es violada debe suicidarse y en su defecto asesinada por sus familiares. Lo más horrible es que los Tribunales Afganos no suelen perseguir este tipo de delitos; por eso Lal Bibi amenaza con suicidarse solo si los culpables no son llevados ante la Justicia y paguen por ese acto, afortunadamente al lado de ella se puso su familia y algunos ciudadanos afganos. La situación de las mujeres en el Islam es tan precaria que posiblemente sean las que peor lo estén pasando en un mundo en donde o masculino sobresale sobre todas las cosas.

Como podemos ver a lo largo de siglos y siglos no hemos adelantado casi nada, si es verdad que en las sociedades modernas la mujer en muchos casos ha alcanzado cotas de libertad que no eran soñadas a principios del SXX pero también es verdad que todavía existen muchas partes del mundo, muchas religiones e ideologías, incluso en lo que llamamos el mundo occidental, y muchos estratos sociales en donde la mujer es solo un objeto cuyo destino es el disfrute sexual de los varones, parir hijos y realizar tareas “propias de su sexo”. Desgraciadamente en España la solución están de la mano de nuestro ultracatólico Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, para el que la mujer debería ser mujer mujer. Ese concepto decimonónico sobre ellas debería hacérselo ver Don Alberto e indagar un poco en su entorno familiar, porque rascando a lo mejor se encuentra algo.

República Monárquica y Libertaria de Usera, 23 de agosto de 2012. I AÑO MARIANO

1 comentario:

  1. Es muy triste ver que en este país cuando se consigue un paso adelante, siempre hay alguien que quiere volverlo hacia atrás, en ésto como en muchas otras cosas. A las mujeres nos queda un largo camino para conseguir la igualdad. No hablo ya de otros países y culturas donde, lamentablemente, el camino es aun más largo y tortuoso.

    ResponderEliminar