martes, 16 de febrero de 2016

XENOFOBIA Y MILITANCIA DE IZQUIERDAS




Estoy de los del lado de al lado hasta los mismísimos, y eso que son los de al lado. Los de al lado pueden estar ahí al lado o pegados a nosotros, aunque estos están más con ellos que con nosotros, pero no dejan de tocar los huevos o los ovarios, según el sexo,… a saber.

4 meses sin hablar de política, para lo que muchos hemos venido aquí. 50 años durante los que cada vez se hablaba menos de política, "le doy un consejo, no se meta usted en Política", que decía nuestro Caudillo, hemos llegado a la nada más absoluta, a muchos les produce alergia. Cuatro meses en los que solo hemos salido a la calle un día. Cuatro meses discutiendo del:

—Tú eres muy malo y no te ajunto. 

 Es que en la calle hace mucho frío, dirán algunos.

Y lo más jodido es que dejamos ir con la cabeza alta a un xenófobo y a los compañeros que a la vista de las pruebas que se presentaron le apoyaban en coro y se hacían los indignados porque acusábamos de xenofobía a uno de sus futuros líderes, al igual que el que vota a un corrupto a sabiendas hace apología de la corrupción, que no se si existe esa figura polític. Este es de los que va publicando en redes barbaridades contra los extranjeros, principalmente latinos, porque seguramente son los que viven a su lado. 

De negros no habla, porque no vivirán en su barrio y además como blanquito colonialista visitó una vez una reserva natural de negros, “que bonito los salvajes en su medio natural, les dimos de comer y les curamos", como el que alimenta y cura a una cebra o una jirafa, así son, pero eso sí, en mi edificio ni uno, que se vayan a su reserva.

Le dejamos ir a él y a los cinco o seis que lo defendieron o justificaron, que son tan xenófobos como él. 

Estos que van de izquierdistas pero son xenófobos, machistas y violentos  en sus comportamientos , seguramente acabarán siendo maltratadores, y homófobos. Los conocemos.

La xenofobia es políticamente transversal, palabra que pusimos de moda, uno se encuentra en la extrema derecha a muchos racista,  pero también en la extrema izquierda. Es como el machismo,

—¡Pepa!, anda, prepárame la comida rápido que a las 6 tenemos mani y quiero descansar un poco, estoy agotado de la reunión del Comité de Huelga.

Le decía Manuel a su pareja en los 80.

O aquel viejo militante del PSOE que le curraba a su esposa. A muchos los vimos con la camiseta morada en la manifestación contra el maltrato y yo alucinaba y me acordaba de Pepa y Manuel. 

Son de los que cuando ven a una mujer en un puesto de responsabilidad les sale la mecha, e intentan machacarla a ver si pierde los papeles.

En la URSS y en Cuba la homosexualidad  fue criminalizada y los que la practicaban eran metidos en la cárcel y tratados como disidentes. Había que reeducarlos.

A mí me da asco que desde dentro se justifiquen o se defiendan esta  acciones dentro de una organización política.

Y ahora, en esta vieja Europa en que están renaciendo, nunca habían muerto del todo, los nuevos, que son viejos, fascismos, y el racismo y la xenofobia contra los refugiados que huyen de una guerra injusta, como todas, no hay que dejar ningún resquicio ante estos hechos, hay que aislar a los xenófobos, que se queden solos y echarlos de las organizaciones de izquierda, la transversalidad y el hecho de que las asambleas sean abiertas no pueden ser justificaciones ante estos hechos. Al igual que contra el machismo, contra la xenofobia hay que ser intransigente, ni un acto más. 

Escribiendo esto me entero de que la Policía Militar de la República de Macedonia ha invadido Grecia y reprimido a los refugiados en Idomeni utilizando gas, caminamos a tiempos no tan lejanos, no hemos aprendido nada.

Firmar el Comunicado de rechazo al  racismo y a la xenofobia. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada