domingo, 20 de noviembre de 2011

NO TIRES PIEDRAS AL CIELO, DIOS NO ESTA PARA RECOGERLAS.


En mi anterior post citaba la “Mazurca para dos muertos” de Cela y la estuve releyendo estos días, me encontré con una historia que bien se puede aplicar a los que ha pasado este Domingo.

En la novela, llena de historias maravillosas, hay uno en el que un párroco está teniendo relaciones con una veinteañera muy guapa, casada con un sesentón, rico, viejo y achacoso. Este, enterado de los cuernos que llevaba y lleno de rabia, como no quería dar escándalo en la parroquia enfrentándose al clérigo, decide vengarse de él yéndose de putas a Ourense para que le pegaran las ladillas, por lo que su esposa se las pegaría al cura.

Eso es lo que ha pasado hoy, hemos votado llenos de rabia y depositado de forma abrumadora el voto al PP para vengarnos del PSOE, obviando las diversas opciones que había de todas las ideologías, convirtiendo el bipartidismo en un monopartidismo que durará, si no lo remediamos, muchísimos años. Ver el caso de Valencia.

Hemos elegido el mal por venganza. Pero tampoco puede extrañarnos este resultado, todo estaba preparado, con un PSOE entregado en las manos del PP, con Zapatero consultando todo desde julio con Rajoy y un candidato que en su entrevista en la SER el día 18, casi reconocía su derrota.

Ha ganado, o mejor, arrasado uno de los peores candidatos de la corta “democracia” española. Ha ganado un candidato que ha navegado llevado por las corrientes financieras movidas desde los centros del poder. Después de años viendo cómo se las gastan en EEUU con los candidatos, Rajoy con su “depende” no habría pasado de unas primarias en el Estado más Tea Party de la Unión.

Es como si tiramos piedras al cielo esperando que Dios las recoja, pero Dios si estuviera, tampoco va a molestarse en recogerlas. El golpe que nos puede dar alguna puede ser fatal.

Votando bajo la lluvia, 20 de noviembre de 2011


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada