sábado, 10 de marzo de 2012

PECADOS CONTRA NATURA EN LA RELIGION NEOLIBERAL Y TEOLOGOS DE LA NEOLIBERALIZACION.

Auto de Fe. Francisco Ricci (1683) Museo del Prado


“… Un manual de confesión de 1544 condenaba la sodomía como un apetito carnal insaciable por el "sexo fuera del vaso ordinatio". El perpetrador debía ser condenado sin remisión por el "manejo abominable del miembro viril". Si un hombre tenía acceso carnal a otro hombre, argumentaba Gómez, cometían el "abominable y detestable crimen de sodomía contra natura, el más grave de los crímenes, más grave todavía que la herejía, y como tal la máxima ofensa a Dios y la naturaleza". Gómez abogaba por la pena de muerte y la confiscación de todos los bienes tanto para "el agente como el paciente".
“Sin embargo, otros cometían "sodomía imperfecta" si en la copulación entre individuos del sexo opuesto se disfrutaba del coito en alguna otra parte que no fuera "el lugar natural, extra vas naturale". Hombre y mujer, escribió Fray Bartolomé de Medina (dominico catedrático de Prima Teología de la Universidad de Salamanca, 1591), cometían sodomía cuando, durante el acto sexual, "la mujer se situaba en la parte superior y el marido en la inferior, una posición fuera del orden natural de las cosas". Para Medina, un hombre echado de espaldas durante la relación sexual constituía un acto carnal "antinatural y desordenado".
Extracto del artículo: “Clases de Sodomía: Perfectae imperfecta” Alfonso Pozo. Alma Mater Hispalense

 
Este comienzo puede resultar extraño para el tema sobre el que quiero reflexionar, y si bien es verdad que en el mundo actual siguen existiendo amplios grupos religiosos y políticos que firmarían estas palabras una por una, pero ya no podemos considerar al acto nefando “el más grave de los crímenes, más grave todavía que la herejía”.

Hoy en día han aparecido unos nuevos teólogos y predicadores que como en siglos pasados adoctrinan a las masas en las bondades del paraíso neoliberal. Estos teólogos condenan al fuego del infierno a todo aquello que les suene a políticas sociales, sanidad universal y gratuita, educación pública y han designado como gran pecado contra natura moderno la protección al trabajador, aunque esta consista en un salario de miseria.

El Maligno, ya no es el Diablo, para estos teólogos amamantados, criados y educados bajo el manto protector de Ronald Reagan y Margaret Tatcher y las Teorías de Milton Friedman, Lucifer es el Estado y todas aquellos políticas redistributivas de la renta que desde la derecha mas progresista y la izquierda se crearon lo que en Europa se llamo Estado del Bienestar y que en España, como dije en una entrada en este mismo blog, se quedo en Estado del Medioestar.


Esta nueva religión se ha reproducido como una hidra en todos los centros del poder del mundo occidental, se han infiltrado en los gobiernos, partidos políticos, medios de comunicación y hasta donde conozco en la Iglesia Católica. Las artes que usan para propagar su verdad son la mentira, la desinformación, la manipulación informativa, etc. Las prácticas goebbelianas y estalinistas de propaganda son usadas sin decoro alguno, manipular los hechos históricos, acusar a sus enemigos de terroristas o asesinos, tacharlos de admiradores del gulag soviético, vender a los ciudadanos que privatizar el Estado es más efectivo, decir que la educación pública es doctrinaria, o mandar a los parados a Laponia; no se detienen ante nada ni ante nadie.

Ellos señalan a todo aquel que no piensa igual y los tachan de peligrosos marxistas aunque sean conservadores, un ejemplo significativo es que Alberto Recarte, uno de los fundadores del Grupo de Libertad Digital declarara en “Es la Mañana de Federico” sobre la subida del IRPF del Gobierno que: “ahora mismo, por la izquierda no le sobrepasa nadie” y que “las medidas que ha tomado son claramente socialdemócratas, no son ni de un partido conservador ni de una partido liberal". La misma Esperanza Aguirre llego a considerar en 2008 que los socialdemócratas estaban cómodos con Rajoy.


Es curioso que dentro de estos predicadores haya personas que proceden del espectro más extremista de la izquierda. Bufones como Sánchez Dragó que militó en el Partido Comunista, estuvo 16 meses en la cárcel y siete años de "exilio" para definirse más tarde como anarquista, siendo ahora uno de los teólogos de la fe neoliberal. 
"Soy un conservador convencido por las razones de la experiencia y el peso de la evidencia de que casi todos los cambios no evolutivos son contraproducentes. Creo que la resignación del budista y el taoísta es, frente a la indignación de los revolucionarios, los sollozantes y los pedigüeños, virtud esencial y existencial del sabio perdida por completo en esta Europa keynesiana del Estado de malestar que renunció in illo tempore al paganismo y apostó por el judeocristianismo. Mi filosofía, además, se resume en lo que dijo un filósofo presocrático: «Nada importa nada».” "El Circo del Sol" Fernando Sánchez Dragó 
Que podemos decir también de Federico Jiménez Losantos, que fue militante de la Organización Comunista de España (Bandera Roja), gente a la que veíamos como muy raritos en la universidad, después en el PSUC Catalán, para pasar al Partido Socialista de Aragón, fuera de la órbita del PSOE. Seguramente las técnicas de adoctrinamiento de Bandera Roja mezclado con el estudio detallado de las prácticas de Goebbels le han valido para predicar la nueva verdad con la mentira y la manipulación, él mismo llego a decir que su programa de radio es la “referencia intelectual de la derecha”, y como referencia intelectual ha dicho cosas como: “Zapatero llegó por el terrorismo al poder y quiere asentarse en el poder por el terrorismo”, “No hemos tenido un gobierno así de radical desde los años 30 casualmente también del PSOE”, “La izquierda es siempre antiliberal y ha sido siempre antidemocrática, al menos en España”.

Y es que no importa la categoría intelectual de estos predicadores, muchos tienen un alto nivel de conocimientos, como Cesar Vidal que ha publicado casi 100 libros en los últimos 10 años, y aunque la media son 10 libros anuales ha habido alguno de 18 y 16. La mayor parte de estos libros son de temas históricos y con el tiempo que lleva sumergirse en los archivos a investigar y llevar programas de radio, tanto de tertulia política como un magnífico programa de música country, acudir a tertulias, escribir columnas y colaborar en revistas de historia, en la cabeza del citado no solo coge el Estado como en la de Fraga, si no el Universo entero. Tan prolífica actividad literaria y radiofónica lleva al error de pensar que una persona con tanta sabiduría no puede estar equivocada, nada más lejos de la realidad.

El historiador economico italiano, Carlo María Cipolla, en sus “Leyes Fundamentales sobre la estupidez humana”, enuncia su segunda Ley de la siguiente manera: “La probabilidad de que cierta persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona” y llega a la conclusión que se produce el mismo número de estúpidos entre la gente de baja cultura que entre, por ejemplo, los premios Nobel. El tener una gran cultura no vacuna contra la estupidez. 
 
Misioneros de esta nueva religión hay tantos o más que en tiempos pretéritos, antiguos como Cesar Vidal, Federico Jiménez Losantos, Carlos Dávila, Herman Tertsch, militante en su juventud del PCE, el nuevo Presidente de la Agencia EFE Jose Antonio Vera; gente que proviene del franquismo y de la extrema derecha que ahora se resguardan en esta ideología, como Alfonso Ussía y Antonio Burgos, e incluso algún ex terrorista de la extrema izquierda como Pío Moa que adoctrinado en las técnicas estalinistas de propaganda ahora reescribe la historia moderna de España. Otros se acogen al nuevo credo por intereses económicos o incluso por intereses inconfesables y algunos oliendo el poder han corrido a ponerse a las órdenes del nuevo becerro de oro. Y los menos por snobismo y ganas de sobresalir como Salvador Sotres o el ex anarquista Fernando Arrabal. En el fondo todos estos especímenes no son más que lacayos del nuevo Orden Internacional, no teniendo ninguna importancia para ellos que ideología le ampare.        

Así como muchos predicadores de la izquierda abusan del término “fascista” o “nazi” para definir la ideología política de extrema derecha o derecha simplemente, quitándole fuerza, a base de tanto uso, a una ideología totalmente inhumana, estos salvadores usan la palabra nazi para acusar a la izquierda, y han patentado palabras o expresiones como “feminazis”, “progetarras”,  “admiradores del Gulag”, etc. Ahora piden y defienden una intervención de Israel en Irán porque Obama es demasiado blando o sospechoso de islamista, como estoy seguro que pedirían el bombardeo de Euskadi si el terrorismo de ETA volviera a azotar España.

Y actualmente su mensaje se está centrando en el ataque furibundo a todo lo que suene a trabajador, sea funcionario, parado o empleado de una empresa; aplauden la decisión de reducir el absentismo en la Administración y en las empresas haciéndoles pagar a los enfermos una culpa que solo tienen los verdaderos absentistas. Desearían la desaparición del salario mínimo interprofesional, de la jornada laboral de 40 horas, de los convenios colectivos, de los sindicatos, la anulación del derecho a huelga y a manifestación e incluso de la jurisdicción laboral, al fin y al cabo el contrato de trabajo se realiza entre partes de igual a igual y el  estado no debe intervenir.

También es recurrente en estos catequistas, criticar la posición que lentamente y no sin sufrimientos va tomando la mujer en la sociedad moderna, todavía no han olvidado aquello de “la mujer es el vehículo del pecado en la tierra”. Las palabras del Ministro de Justicia, Alberto R. Gallardón, sobre el derecho al aborto de las mujeres, me parecen uno de los ataques más furibundos de los últimos tiempos y en vísperas del día de la mujer trabajadora. Está claro que para estos meapilas y santurrones hipócritas sigue valiendo aquello de “un hombre echado de espaldas durante la relación sexual constituye un acto carnal "antinatural y desordenado", nunca la mujer debe estar sobre el hombre siempre por debajo, va en contra del orden natural de las cosas, como Dios Manda. Ya lo decía mi profesor de química en bachillerato para explicarnos como se debían manejar los ácidos y las bases en el laboratorio “siempre él sobre ella y nunca ella sobre él”, el adoctrinamiento hasta en la ciencia.


Palacio de la Inquisición de Cartagena de Indias, 8 de marzo de 2012. I Año Mariano

2 comentarios:

  1. Genial Juanvi. Te has salido. ¡Felicidades!
    Me permito divulgarlo por ahí.
    Salud.

    ResponderEliminar